• Todos los restos de comida: verduras, frutas, pan, bollería, pequeños restos de carnes, pescados, mariscos, etc.,
  • Cáscaras de huevo, de frutos secos, de mariscos, de frutas y vegetales.
  • Posos y filtros de café, bolsas de infusiones.
  • Plantas marchitas
  • Servilletas y papel de cocina manchados de comida o residuos como el aceite.
  • Otros productos elaborados 100% con materiales orgánicos