La porcelana o la cerámica, así como el cristal utilizado para vasos, copas o jarras ya que no son reciclables a través del contenedor verde dado que su composición es distinta a la del vidrio.