La separación de los residuos orgánicos permite disminuir los desechos que van al vertedero y aumentando, por tanto, su vida útil. Del mismo modo, el residuo que acaba en el vertedero es más estable, facilitando su gestión, y es menos contaminante al no tener carga orgánica.