En los países desarrollados una persona produce, como media, 1 kilogramo de basura por día. En los países en vías de desarrollo se produce entre 400 y 700 gramos por habitante al día.