laopinióncoruña.es

La Xunta aportará 85 millones para reducir la tasa de residuos que acaban mal separados.

Galicia todavía está lejos de alcanzar la convergencia con Europa en materia de reciclaje. A pesar de que el año pasado en España se recuperaron el 66% de los envases domésticos, en la comunidad solo se reciclaron la mitad, es decir, cinco puntos menos de lo que fija la normativa europea. La dispersión y la complicada orografía gallegas se han convertido en un hándicap para la separación y el reciclaje por lo que el director general de Ecoembes, Antonio García Zarandieta, destacó ayer la “importante mejora de las cifras” en la comunidad de los últimos años. Pese a todo, “queda camino por recorrer” y los 10 kilos de envases ligeros y los 15 kilos de cartón y papel por persona que se recuperaron en Galicia el año pasado son insuficientes.

Para invertir esta tendencia y situar a la comunidad dentro de las tasas comunitarias, la Xunta y Ecoembes firmaron ayer un convenio de colaboración para promover el reciclaje en origen los próximos cinco años. El Gobierno gallego inyectará 85 millones al proyecto, 16,9 cada año a repartir entre los distintos agentes que intervienen en el proceso de selección y valorización. De esta partida, el 40% (6,7 millones cada año) irá a parar a los concellos, por su papel clave para garantizar la cadena de reciclaje. Y como novedad, este tercer convenio entre Xunta y Ecoembes incluye bonificaciones para premiar a los municipios “por la buena calidad de la recogida” de forma que si reducen el porcentaje de “impropios” (residuos que va a parar al contenedor inadecuado) recibirán un millón de euros más. El objetivo de la Xunta es reducir hasta el 25% la tasa de desechos impropios que acaban en el contenedor amarillo y que ahora mismo se sitúa en un 32%.

El conselleiro de Medio Ambiente, Agustín Hernández, consideró que este convenio será “uno de los instrumentos esenciales” para alcanzar los objetivos de reciclaje de envases incluidos en el Plan de Residuos Urbanos 2010-2020, que prevé incrementar la recogida selectiva neta de residuos ligeros un 6% y la de papel y cartón en un 12%. Por su parte, la Xunta prevé mejorar la eficacia de las recogidas selectivas y pondrá en marcha dos nuevas plantas para la recuperación de envases mezclados con el resto de desechos: una de ellas en Cerceda y la otra en el futura planta de residuos del sur.