Elektroprofesional.com. 15/02/2011

Teresa Mejía explica en una entrevista con Elektroprofesional el positivo balance de este SIG en el ejercicio de 2010, revelando además sus líneas principales de actuación para este año. Se puede ver la entrevista íntegra en el número de enero de la publicación.

En entrevista con la redacción de ‘Elektroprofesional’, Teresa Mejía, directora de operaciones de la Fundación Ecolum, hace un balance bastante óptimo de las actividades de su organización en 2010 ya que, en cuanto a recogida de residuos, se ha conseguido un moderado ascenso respecto a 2009, teniendo en cuenta, además, que la puesta en el mercado de productos se ha reducido sensiblemente. Se ha pasado de gestionar 364 toneladas de residuos en 2009 a recoger 404 en el pasado año, lo que supone un alza del 10,9 por ciento aproximadamente, “un moderado incremento que consideramos muy positivo”.

Estos resultados se han debido principalmente a la “realización de los proyectos que teníamos en marcha, a través del departamento de gestión comercial, que está activo desde hace tres años y al que se han incorporado dos personas más en el pasado ejercicio”; este área cuenta ya con siete personas y los frutos de su trabajo se han dejado notar sobre todo en el segundo semestre de 2010.

Además, las campañas de comunicación que la Fundación ha venido desarrollando están generando una mayor concienciación en el sector, “que se traduce por ello en un incremento de la recogida de residuos de luminarias”. Asimismo, continúa Mejía, “se ha ido perfeccionando el modelo logístico, que ayuda indirectamente a que aumente el volumen de recogida”.

Respecto a la distribución por comunidades autónomas, se han producido aumentos significativos en Andalucía, Baleares, Canarias, Cantabria, La Rioja y Madrid, mientras que, en cambio, en Cataluña, Extremadura y Murcia han disminuido las cantidades de residuos recogidos.

EL VALOR DEL RESIDUO

A pesar de las campañas de Ecolum, “el principal obstáculo que nos encontramos, y que nos impide en ocasiones llegar a los objetivos, es que los residuos de luminarias tienen un valor positivo en el mercado por sí mismos, debido a su contenido en metales, y por ello, a veces, es complicado persuadir a determinadas empresas para que nos entreguen sus residuos cuando en ocasiones reciben estímulos económicos si se gestionan a través de otras vías”. Mejía recuerda que entre el 80 y el 90 por ciento de la luminaria tiene un valor positivo como residuo, ya que suele contener hierro, acero o aluminio, entre otros metales.

El beneficio de trabajar con Ecolum, recalca, es que, además del cumplimiento de la ley, “constituye una garantía legal para las empresas, que a su vez se puede materializar en certificados ISO y así poder homologarse en estos sistemas de calidad y gestión”.